La inteligencia artificial proporciona un análisis predictivo de las tendencias futuras basado en datos actuales y pasados. Al igual que con otros sistemas digitales predictivos, el factor de juicio debe provenir de empleados capacitados y experimentados. Los sistemas de IA deben formar parte de un flujo de trabajo más grande y holístico de la toma de decisiones financieras. El problema es que la IA no es auditable. Si bien su valor y capacidad para predecir tendencias no tiene precedentes, la función operativa que es capaz de proporcionar en los mercados de capitales es limitada debido a la naturaleza altamente regulada de nuestra industria.

Los sistemas artificiales no pueden ser auditados más de lo que usted puede auditar un cerebro humano. La IA no es un conjunto de reglas, es un sistema personalizado estructurado de forma única que se entrena para proporcionar el mayor porcentaje posible de información predictiva.

Sin embargo, lo que un organismo regulador puede auditar son acciones basadas en esa predicción. La reacción y el tratamiento de una predicción serán diferentes en cada banco, y con cada empleado. Si bien la auditoría puede no ser siempre divertida, es necesaria y añade valor. La auditoría también apoya a los organismos reguladores de las finanzas.

CPQi crea sistemas de inteligencia artificial que proporcionan predicciones en los mercados de capitales. Nuestras predicciones son compatibles con las tradiciones bancarias de larga data que han beneficiado a nuestra industria hasta ahora.

Nuestro equipo de expertos tiene más de 30 años de experiencia bancaria y nuestra empresa ha estado en la tecnología financiera de los mercados de capitales durante más de 11 años. Sabemos lo que se requiere para pasar los chequeos reglamentarios. Entonces, ¿qué predicciones pueden ofrecer nuestros sistemas de inteligencia artificial y qué valor puede aportar?

Capacitamos nuestros sistemas predictivos utilizando sus datos, flujos de trabajo y procesos. Trabajamos con los bancos para crear sistemas personalizados y estructurados que se adapten a sus flujos de trabajo, incluida la creación de tecnología de trading predictiva y evaluaciones de gestión de riesgos operadas por inteligencia artificial. CPQi ha trabajado con industrias del mercado de capitales durante más de una década, por lo que entendemos que la oferta única que la inteligencia artificial puede proporcionar. Cuando se utilizan correctamente, el valor que nuestros sistemas añaden a sus juicios puede ser auditado, regulado y analizado sistemáticamente.

La auditoría es importante. No es sólo una función regulatoria a la que tiene que adherirse, es una forma valiosa de entender si la rentabilidad de su banco es sostenible. Nuestra tecnología de IA no solo es económicamente valiosa, sino que es fácil de implementar y adaptable. Sus flujos de trabajo no necesitan ser modificados y no necesita gastar una fortuna en la carrera armamentista hacia la IA.