La industria y el sector financiero están experimentando un cambio hacia sistemas más orientados a la tecnología y la digitalización, lo que hace que las instituciones financieras se adapten de forma más eficiente. Las plataformas, las aplicaciones y los sistemas de los mercados financieros que utilizan los profesionales del sector están en constante evolución, lo que exige a las instituciones financieras una mayor flexibilidad y rapidez que nunca

Las metodologías Agile han llegado a desempeñar un papel crucial en las implementaciones y la entrega de software para las instituciones financieras. La adopción de Agile se ha convertido en la clave para encontrar el éxito en estos tiempos cada vez más avanzados tecnológicamente.

Los cambios en el sector han provocado que los profesionales financieros tengan que enfrentarse a nuevos retos y obstáculos para que sus operaciones funcionen de forma fluida y eficiente, a la vez que proporcionan un servicio de alto valor a sus clientes. Este artículo explorará la importancia crítica de Agile y el papel que ha llegado a desempeñar en las implementaciones exitosas.

Entender los principios de Agile

La metodología Agile surgió en 2001, cuando un colectivo de desarrolladores de software se reunió para crear el Manifiesto para el Desarrollo de Software Agile. El objetivo principal de este manifiesto era establecer que los clientes debían ser tratados como algo más que meros activos a recoger a lo largo del proceso de desarrollo de software, y que las personas debían ser la prioridad.

De ahí surgieron 12 principios básicos que se encuentran en el corazón de cualquier estrategia Agile sólida:

  • Satisfacer al cliente mediante la entrega temprana y continua de software valioso.
  • Estar siempre preparado para los cambios de requisitos y aprovecharlos para la ventaja competitiva del cliente.
  • Entregar con frecuencia software que funcione, con breves intervalos entre ellos.
  • Garantizar la colaboración diaria entre los desarrolladores y el resto de personas de la empresa.
  • Construya proyectos en torno a personas motivadas y proporcióneles apoyo y confianza.
  • Dar prioridad a las interacciones cara a cara como método de comunicación más eficiente y eficaz.
  • Medir el progreso principalmente a través del software en funcionamiento.
  • Promover el desarrollo sostenible mediante procesos de Agile que permitan a los patrocinadores, desarrolladores y usuarios mantener un ritmo constante de forma indefinida.
  • Prestar continuamente atención a la excelencia técnica y al buen diseño.
  • La simplicidad -el arte de maximizar la cantidad de trabajo no realizado- es esencial.
  • Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños surgen de equipos autoorganizados.
  • A intervalos regulares, el equipo reflexiona sobre cómo ser más eficaz, y luego afina y ajusta su comportamiento en consecuencia..

Estos principios básicos son la base de Agile y proporcionan el marco para los profesionales de las finanzas que deseen adoptar la metodología para sus propias implementaciones y entregas de software.

Permitir la colaboración y la interfuncionalidad

Para que las metodologías Agile funcionen con eficacia y éxito, la colaboración en todas las áreas de una empresa debe funcionar conjuntamente para lograr la interfuncionalidad a una escala bastante masiva. Esto requiere que las instituciones financieras cuenten con las estructuras organizativas necesarias para apoyarse mutuamente, en lugar de impedir que los departamentos trabajen entre sí.

Sin embargo, este tipo de colaboración a gran escala no es la metodología tradicional que han seguido las instituciones financieras. Por ello, a muchas les resulta difícil promulgar líneas de comunicación y sistemas de colaboración eficaces. La clave para encontrar el éxito con Agile -y para permitir realmente la interfuncionalidad- es la retroalimentación y la adaptación continuas..

Unidad en los equipos financieros

Cuando se emplea correctamente, Agile tiene la capacidad de permitir que los equipos financieros se autogobiernen, eliminando la superioridad de un equipo sobre otro. Al proporcionar el apoyo y los recursos adecuados, los equipos Agile pueden tomar las decisiones de implementación y entrega necesarias a un ritmo mucho más rápido.

Además, Agile reúne a los equipos financieros unificándolos bajo un propósito central y universalmente entendido: proporcionar el mayor valor posible a los clientes. Esto a menudo requiere la adopción no sólo de Agile, sino también de estrategias DevOps que ayuden a automatizar y optimizar los procesos de desarrollo.

Creación de mayor valor para los clientes

La realidad de los mercados financieros y sus sistemas relevantes en los tiempos actuales es que los clientes han llegado a esperar un mayor nivel de conocimientos tecnológicos de las instituciones financieras. Por ello, el desarrollo de sistemas y la utilización de metodologías que hacen hincapié en la importancia de la velocidad de entrega han adquirido una importancia abrumadora.

El primer principio y la principal prioridad de Agile es la satisfacción de los clientes mediante la entrega continua y temprana de software. Toda la metodología Agile, de hecho, está diseñada y centrada en el aumento del valor que se proporciona al cliente. Esto hace que la utilización de Agile dentro de los procesos de desarrollo de una institución financiera sea un factor importante para el éxito de las implementaciones.

Adoptar tecnologías innovadoras

Para emplear Agile con éxito, las instituciones financieras deben reconocer la importancia de la escalabilidad en sus operaciones y sistemas para satisfacer las cambiantes demandas del mercado y de los consumidores. Para hacer frente al problema de la escalabilidad, deben utilizarse tecnologías innovadoras y estrategias DevOps junto con Agile.

Tecnologías como la computación en la nube han demostrado ser muy útiles y eficaces en la creación de infraestructuras digitales capaces de escalar rápidamente las operaciones de desarrollo. Otras tecnologías avanzadas, como la Inteligencia Artificial y el aprendizaje automático, tienen beneficios únicos como la capacidad de predecir el riesgo y las tendencias cambiantes que permiten a las instituciones financieras pensar en el futuro y planificar los cambios.

Encontrar el éxito constante con Agile

La clave para encontrar no solo el éxito inicial, sino el continuo con Agile es reconocer que no todos los equipos de desarrollo o financieros van a ser iguales. Además, los equipos y sus necesidades evolucionarán a medida que los sistemas del mercado evolucionen, lo que hace que la necesidad de metodologías innovadoras y flexibles sea esencial de cara al cambio.

Agile hace hincapié en la adaptabilidad y fomenta la formación cruzada dentro de una institución financiera, eliminando las barreras que, de otro modo, dificultan que los equipos financieros evolucionen junto con los equipos de desarrollo a través de la colaboración.

Comentarios finales

La innovación en el sector financiero es más importante que nunca. Al adoptar la metodología Agile, los profesionales permiten que sus negocios logren una flexibilidad, escalabilidad y colaboración mucho mayores, tres factores necesarios para el éxito en el ámbito digital.

A medida que el mundo continúa orientándose hacia lo digital, es crucial que los profesionales del espacio financiero tomen las medidas necesarias para optimizar sus implementaciones y entregas.

Agile es la clave para unificar los departamentos TI con un equipo financiero más amplio. A través de esta unidad, las instituciones financieras pueden establecerse como verdaderos competidores dentro del espacio digital y en línea, aumentando en gran medida el valor que están proporcionando a sus clientes y creando un equipo altamente eficaz y multifuncional.

Este artículo fue escrito por Mauro Mambretti, para hablar más con él sobre esto, por favor envíe un correo electrónico a info@cpqi.com nos pondremos en contacto con usted.